Hyperdrive: Storytelling sin derrapar en el camino.



¿Se puede aprender Storytelling de una competición de coches a toda velocidad?

¡Vaya si se puede! Y más te vale estés atento, porque van tan rápido que puedes perdértelo.

Hyperdrive, el nuevo concurso de Netflix, en el que más de 20 concursantes de todas partes del mundo se enfrentan con sus propios coches, traídos desde sus respectivos países, en una competición hiperbólica de velocidad y drifting (derrapajes). En definitiva, 10 capítulos llenos de emoción, adrenalina y neumático quemado que haría las delicias de cualquier aficionado a la saga Fast&Furious.


Pero… ¿cómo este concurso de locos de los coches nos ha enganchado con su Storytelling en lugar de sus espectaculares carreras?


Hyperdrive es un master acelerado (nunca mejor dicho) del dominio de la narrativa, porque esto no va de coches molones, esto va de personas que persiguen sus sueños a 150 kms/h.

De los más de 20 concursantes, tenemos desde un empresario ricachón cuyo próximo reto es meter su Lamborghini modificado en un concurso de drifting en el que puede quedar hecho puré en cero cóma, pero a la vez demostrar que nadie le ha regalado nada y que todo lo que ha conseguido es gracias a su ingenio, talento y huevos de acero, hasta una joven piloto de Soweto, el barrio más deprimido de Johannesburgo, con los retazos de un BMW construido chatarra a chatarra, hasta conseguir un coche de drift que, con la ayuda de su padre quien debe vender su grúa y único sustento familiar, la lleve concursar al otro lado del atlántico, donde se enfrentará a toda clase de dificultades para competir.


¡Lee de nuevo este último párrafo y dime si no es una jodida película de acción!

Tenemos a más de 20 protagonistas, cada uno con una historia detrás igual de sorprendente, emocionante y emotiva, que nos hará empatizar de inmediato. Al mismo tiempo 20 fuerzas antagonistas, compitiendo todos por cumplir su propio sueño, además de un objetivo final demencial y casi inalcanzable: sobrevivir a una competición llena de dificultades y pruebas inverosímiles que nos quitarán la respiración por el tiempo que dure cada capítulo, dejándonos, además con ganas de más tras cada episodio gracias a una edición fantástica.

El Storytelling no es saber escribir una historia y que alguien quiera escucharla, el Storytelling es saber contar historias humanas incluso cuando los protagonistas tienen más de 600 caballos de fuerza.

Así que toma tus palomitas, siéntate en tu sofá y disfruta de lo lindo mientras descubres historias tan emocionantes como los propios trucos que hacen con sus coches.

Hyperdrive car racing storytelling Netflix
Hyperdrive moment

Feliz semana.

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo